lunes, 31 de julio de 2006

Clima y seguridad en Benarés



El clima no es tropical como en el sur, como mucha gente piensa, en Benarés y en todo el norte de India. Hay un invierno corto y suave desde Noviembre hasta Febrero.
El otoño comienza sobre noviembre. Los cambios de estación son bruscos, de la noche al día empiezas a sudar o empiezas a notar frío.
La gente que viene por segundas veces definitivamente prefiere el invierno, la calma del frío para moverse.
Mayo y Junio es el pico de calor, ¡,donde llega a haber 47 grados!!! Preceden a los monzones, lluvias que refrescan y hacen bajar las temperaturas, aunque la calor y humedad seguirán hasta octubre.



De hoy en día hay muchos cajeros o ATMs. Los travellers cheques han caído en desuso. El euro por supuesto va a todas partes. En www.xe.com tenéis el cambio del día.

Es una ciudad bastante segura en cuanto a robos, más que una gran ciudad, Delhi, Bombay, por ejemplo. Por toda India he conocido mujeres viajeras solas, sin ningún tipo de problema. La ropa discreta, ancha y a ser del país, como trajes punjabi en algodón, son los perfectos aliados.

Por lo general, aunque el tema de moverse en plan mochilero y "buscarse la vida" no es tan fácil como en otros países de Asia, en el sentido de que resulta más lento, la seguridad y el respeto hacia el viajero o turista es impecable.

Entrad en las tiendas solos, sin que se os "pegue" un "amigo", niño o adulto, que os quiera enseñar la tienda de su "tío, padre, o hermano". Son comisionistas que por supuesto están trabajando. Quizás para algunas cosas menores, y por unas pocas rupias de más, os ahorren tiempo, pero en compras importantes comparad un poco el mercado, e id solos a las tiendas. Es un tema viejo como el mundo, el de los comisionistas en países turísticos. Personalmente, creo que los que sacan más tajada son las agencias de viaje que llevan a los turistas a tiendas emporium, donde los precios están hinchados más de un 50%, la comisión de las agencias... En fin, poniendo las cosas en perspectiva, que nadie os amargue el viaje, y que disfrutéis un montón de este país fascinante y tan rico en muchos sentidos, esta sobrecarga para los sentidos que es India.

Especias, perfumes y aceites de masaje

El aceite de masaje de sándalo es bueno para las irritaciones de la piel, erupciones, manchas, granos, es muy aplicado en India.

El aceite de jazmín es relajante y dulce, el de soja, bueno para masaje corporal, dos tipos de ayurvédicos, mezclas de varias plantas y hojas, aceite de ambar y aceite de limón, refrescante para el verano. Y aceite de eucalipto, uno de mis favoritos, también muy refrescante y antiséptico.
Los aceites ayurvédicos contienen hasta 20 diferentes plantas y flores medicinales indias. Algunas de éstas son: caraway, lemongrass, clavo, menta, cedro, girasol, xanthoxylum, kajput, castor, ylang-ylang, turpentina, juniper, bergamot, neem, hisopo, sándalo, calamina, caléndula, basil, rosa, aola, ambar, jazmin, coco, fenugreco.

Perfumes hay mucha variedad, desde flores indias como Noor, Mala, Jazmin, Sandalo, Lotus. Mi favorito se llama Mahogany, es una madera como el sándalo, es muy fino y delicado.
El sándalo en polvo para mascarillas de belleza, es muy bueno para la piel, y también se utiliza para oraciones, marcas en la frente de los hindus, etc.

Sobre el té masala, yo hago mi propia mezcla, a base de canela, cardamomo, nuez moscada, un poco de gengibre, pimienta y clavo. Y le añado una pizca de azafrán. Le da un toque especial al té y al café. Es muy apreciado en India, por su delicioso gusto así como por sus propiedades ayurvédicas. La canela como digestivo, el gengibre como ayuda al sistema respiratorio, contra resfriados, etc.

Es instantaneo, así que se puede tomar añadiéndolo al té que tomaréis viajando por India. Un poquito es suficiente. Cuando estéis en casa, la manera de preparar el té masala, o chai masala, es esta:
Se pone en un cazo agua y se deja hervir. Se añade el té, el azucar al gusto, y seguido, el té masala, una pizca con la punta de la cuchara, según el gusto de cada persona.

En la cocina india se utiliza mucho la guindilla fresca, cortada en pequeñas rodajas, ya sea verde o roja. También es parte de los masalas, molida y en polvo. Os recomiendo un libro sobre especies, The mistress of spices, llevado al cine y interpretado por la miss india Aishwarya Rai.
También se usa mucho el tamarindo, parte de los ingredientes de algunas especias abajo listadas, o en su forma fresca, no molido, así como el coriandro y el fenugreco.

Otras especies son para cocinar o dulces, las listo, son estas:

Azafran en flor. Proviene del Kashmir, y es muy aromático.
Azafran en polvo, para condimentar arroces, etc.

Garam Masala, la especie estrella de la cocina india, no es picante en demasía, y está basada en clavo, canela, comino y pimienta negra. También lleva ingredientes secundarios como coriandro, hojas de laurel indio, o tej patta, etc.

Curry Masala, el curry clásico, pero más picante que en Occidente. Lleva turmérico, pimientas, clavo, comino, hojas de curry, caraway y coriandro.
Mix Veg Masala, para todo tipo de verduras y cocidos, sopas, pastas.

Dry Mango Powder, es mango secado en polvo, es bastante dulce, se añade a platos de verduras, carnes, cocidos, etc.

Sambhar Masala, el masala del sur de India, está compuesto por chilly roja, o guindilla roja, clavo, pimienta negra, lentejas mascadas, comino, cardamomo, turmérico, gengibre, nuez moscada, y canela. Es el más picante, como le corresponde ser el más popular de la cocina del sur del país.

Chola Masala, para todo tipo de legumbres, lentejas, garbanzos. Vendemos cajas que pueden contener unos 35 gramos de cada especie, ideal para llevarse un poco de todo.

Canela en polvo, para cocinar en India, y postres en España.
Cardamomo negro, es una variedad no dulce del cardamomo, más grande que el verde, y se utiliza en platos salados, no dulces. Se pueden moler las semillas, o poner un cardamomo entero en el sofrito, sopa, etc.

Cardamomo de alta calidad, para el te, cafe y postres.
Pimientas varias, como roja, blanca, negra, verde, originarias del sur y centro del país.
Meat masala, para carnes como pollo, chicken, meat, de carne, para cordero, cerdo, etc.
Chicken masala, ideal para recetas de pollo tandoori, o pollo picante con verduras. Sus componentes básicos son turmérico, pimienta, gengibre, canela, cardamomo, asafetida, nuez moscada, semillas de mostaza, comino, coriandro y semillas de fenugreco.
Fish masala, para todo tipo de pescados. Estos tres últimos son más compuestos y de un sabor más intenso para acompañar a platos proteínicos.

Yo abajo en el blog he escrito varias recetas indias, espero que os gusten, como espinacas con queso fresco, el chicken tandoori marinado, el arroz con leche indio llamado kheer, platos del sur de india como los idlis, etc.

Te de Assam, Darjeeling y Nilgiri. Son 3 variedades indias muy conocidas, el Assam es mi favorito por ser dulce y suave. Darjeeling es mas fuerte, para la mañana, y el Nilgiri, del sur de la India, es intermedio.

En cuanto a los inciensos, mis favoritos son de rosa, sándalo, jazmin, ambar, y mezcla de diversas flores.

domingo, 30 de julio de 2006

Sitios de interés en Benarés


Seguro que le añadiréis más cosas con vuestras impresiones.
Aquí os listo los templos, monumentos y demás más destacados de Benarés por si estáis a punto de venir. Pero sin duda el río es el centro de la vida y el peregrinaje a esta ciudad sagrada.
-Golden Temple, en el centro de la ciudad
-Dashaswmedh Ghat, escalón junto al rio principal donde cada tarde hay una ceremonia abierta al publico.
-St Thomas Church, iglesia católica no en servicio en Godowlia, centro.
-Lolarack kund
-Iglesia cristiana en el Cantonment, zona de hoteles cerca de la estación de tren
-Assi Ghat , último ghat, tranquilo y con variedad de hoteles.
-Durga Temple , el de la diosa del poder femenino.
-Tulsi Manas -Durga Kund -Monkey Temple
-BHU (Banaras Hindu University) hay un buen museo y templos allí
-Ram Nagar Fort, el palacio del maharaja
-Bharat Mata Temple
-Sarnath y su parque nacional, centro de peregrinación budista, a 10 kms, 150 rupias el rickshaw ir y volver.

Benarés en el monzón




El río a finales de Julio está ya bastante crecido. Los templos cubiertos, y el paseo a medias, pero los peregrinos no cesan de llegar.
¿Qué tiene esta mágica ciudad de la India? ¿Será verdaderamente el corazón espiritual de la India?
Ésta época se llama Sawan en hindi, el monzón, un tiempo muy romántico y muy trágico al mismo tiempo...
Llueve intermitentemente, estamos en plena época de los monzones, el río va subiendo poco a poco, y la ciudad esta bastante llena. El clima es agradable, ha refrescado con las lluvias.
A mediados del mes de Julio empieza cada año el festival de los peregrinos, hombres y mujeres vestidos de naranja, el color de esta ciudad de Shiva, y caminan desde Delhi, etc, para celebrar por un mes con musica, oraciones, etc, al dios principal. Es una romeria a la india.

Arti, la princesa. Unos comentarios sobre la pobreza.


Ésta es una entrevista aparecida en el periódico La Vanguardia, seccion La Contra, www.lavanguardia.es, el día jueves, 9 de octubre de 2003.
Trata sobre una niña india de Benarés, de 12 años en aquel momento, a la que yo conocí tras esta entrevista, una tarde en el Ghat de Harishchandra. La periodista transcribió su nombre como Arati, en realidad es Arti, que significa oración, nombre muy común en Benarés, de sentido religioso, como Puja, Shanti...
La copio tal cual y añado mis comentarios entre paréntesis.
Creo que ayudará a conocer mejor la cultura india por sus respuestas.

"Arti, la princesa. Vendedora callejera de postales. "
Entrevista de Ima Sanchís.

Lleva uniforme de peto, calcetines blancos y dos coletas atadas con lazos rojos. Arati es una niña alegre e imaginativa, es la primera de su clase, pero su vida no es como la del resto de los alumnos. Con el dinero que gana vendiendo postales, por las calles de Benarés desde los 6 años, Arti se paga el colegio, los libros, la escuela de su hermano mayor y mantiene a toda la familia, unos padres analfabetos y cuatro hermanos. Viven en una habitación sin ventanas de 4 m2 y duermen sobre el suelo. Pero Arti quiere ir a la universidad, quiere ser doctora, quiere ayudar a ¨toda esa gente que no tiene nada¨. Arti no se quiere casar con un indio, dice que quiere ser libre e independiente. Todo eso en su mundo es como pretender en el nuestro convertirnos en princesa.

Tengo 12 años. Nací y vivo en Benarés. Tengo 4 hermanos, el mayor de 9 años, y el pequeño de 1. Mi padre tiene 36 años y vende postales en la calle, y mi madre es ama de casa y tiene 35 años. Trabajo desde los 6 años. De política no entiendo. Creo en la reencarnación, por eso nunca miento y procuro ser buena con los demás.

-¿Te gusta tu casa?
-Si, me gusta mucho.
-Apenas tiene cuatro metros cuadrados, ¿cómo dormis?
-En diagonal, aqui se tumba mi padre, a su lado mi madre, luego vengo yo y mis cuatro hermanos. Y como es tu casa
-Al lado de esta, mi casa es muy grande.
-¿Vives con tus padres, hijos y primos?
-No.
-¿Y no te sientes sola?
-!!.. Cuentame como transcurre un dia en tu vida.
-Me levanto a las 6 de la mañana y me voy junto al Ganges a vender postales. A las 7 y media entro en la escuela. A las 16.30 vuelvo a los gats a vender mas postales hasta que oscurece. Entonces estudio una hora, juego un rato, ceno y hablo con mis amigos. A las 11 de la noche me voy a dormir.
-¿Quien trae el dinero a casa, tú o tu padre?
-Mi padre hay meses que no consigue nada, como mucho saca 300 rupias al mes. Yo de media gano unas 800 rupias al mes.
-¿Cómo imaginas tu vida en el futuro?
-Quiero ser doctora, ayudar a la gente que lo necesita, y en especial, a todos aquellos que no tienen piernas o brazos, ni dinero para comprar medicinas.
-¿Y por que quieres hacer eso?
-Porque veo por la calle a demasiada gente que sufre y que necesita ayuda. Creo que si yo les ayudo me ayudo a mi misma, es buen karma para mí, entiendes?
-¿Ves posible ir a la universidad?
-Lo intentaré, cuesta entre 3.000 y 4.000 rupias al mes. Ya sé que cuando sea mayor no podré vender postales por la calle porqué nadie me comprará. Tengo planeado dar clases de hindi a extranjeros.
-¿Te gustaría casarte?
-No, quiero ser doctora y ser libre. Si te casas ya no se te permite salir de casa. Tu marido te dice todo lo que tienes que hacer. Ni siquiera tienes permiso para hablar con quien quieres.
-Tú tratas con muchos occidentales, ¿qué piensas de ellos?
-Los occidentales son como los indios, quieren ganar dinero; lo que pasa es que allí se gana mucho más que aquí. Nosotros no somos inferiores a los occidentales, pero necesitamos parte de su dinero para sobrevivir. Aun así, yo creo que el dinero se debe ganar honestamente.
-¿A qué te refieres?
-Yo me niego a trabajar con las tiendas que me ofrecen dinero por llevar a los turistas. Me niego porque eso me parece deshonesto. Prefiero tener un trato de igual a igual y para eso es esencial no engañar al otro.
-Entiendo.
-Yo compro las postales y tengo que sacarles un beneficio, pero no les pongo precio, siempre digo: dame un dinero feliz, el que a ti te haga feliz me hará feliz a mí.
-¿Y si te dan menos de lo que invertiste?
-Yo sonrío.
-¿De qué hablas con los extranjeros?
-Hablo de la codicia, el dinero y la bondad. Les advierto de tantos indios extraños que lo único que quieren es sacarles dinero.
-¿Cómo sabes si la gente es buena o mala?
-Vendo postales desde los seis años. Cuando me acerco veo cómo reaccionan: algunos ni me miran, otros sonríen, otros preguntan y me tocan y yo odio que me toquen. Si miras a los ojos a la gente, sabes.
-¿Te casarías con un occidental?
-Lo he pensado, antes decía que no, pero ahora digo que sí. Me he dado cuenta que si me caso con un occidental y me voy a vivir al extranjero podré mantener a mi familia sin perder la libertad.
-Eso dependerá de quien escojas.
-Es cierto, pero yo puedo hablar lo suficiente con un occidental para darme cuenta de cómo es. Sin embargo, con los indios no puedo ni hablar, nuestra cultura es así. Pero yo no quiero depender de ningún marido, ni quiero que sea él el que ayude a mi familia, soy yo la que va a seguir haciéndose cargo de mi familia y para ello debo y voy a trabajar.
-¿Qué opinan de ti tus amigos y amigas?
-Dicen que estoy loca. Mis amigos de familias ricas...
-¿Tienes amigos ricos?
-Sí,soy la chica más pobre de mi escuela. Esos chicos, los ricos, no entienden que yo vaya a vender postales. A veces me acompañan como si fuera un juego. Y todos están muy celosos de lo bien que hablo inglés.
-En India son los padres los que deciden con quién se casan las hijas.
-Mi madre quiere que me case y la he convencido de que me deje escoger a mí. Como condición me exige que sea un buen chico y que no sea de piel muy negra, porque las personas de piel oscura lo tienen muy difícil.
-¿Y tú qué le dices a tu madre?
-Si encuentro un corazón limpio, aunque esté recubierto de una piel oscura, me casaré con él. A mi padre no le gusta que hable con niños indios porque eso crea compromisos y vínculos, peor yo me fío de mi propia intuición.
-¿Te bañas cada día en el Ganges?
-Una vez vi el cadáver de una mujer embarazada flotando, no es raro que en el río Ganges aparezcan cuerpos flotando pero éste me impresionó porque la mujer me estaba mirando: tuve la sensación de que me quería decir algo. Estuve tres días enferma. No he vuelto a bañarme en el Ganges desde entonces.
-¿Qué piensas de la muerte?
-Que todos nos tenemos que morir. Sólo me dan miedo los fantasmas y cuento historias sobre ellos a cambio de monedas.
-¿Dónde aprendiste a contar historias?
-Leyendo cómics. Pero las historias que más me gusta contar son sobre amistad.


Arti ejemplifica la realidad del trabajo infantil. Muchos occidentales no pueden creer que los niños estén trabajando cuando se les acercan. Es algo duro, pero hay que mantener a la familia, o colaborar...
Arti explica cómo las relaciones entre sexos, incluso desde la infancia, están mal vistas, y de cómo crean compromisos. El matrimonio arreglado infantil es la norma, en pueblos y aldeas más que en grandes ciudades.
La universidad está reservada para un grupo elitista y privilegiado, como ella cuenta. 3.000 o 4.000 rupias es un salario mensual en muchas casas. Aunque muchas castas bajas han podido salir de esa rueda gracias a las becas gubernamentales, para reservar plazas a gente más desfavorecida económicamente. Las clases altas han reaccionado en contra de la subida de la cuota de plazas para la universidad para las castas bajas. La clase media y alta calculo que no sobrepasa el 30% en India...
Pero Arti es una niña con algo especial, tiene angel, saldrá adelante.

Lakhsmi y yo



Lakhsmi, además de ser la diosa de la fortuna en India, es el nombre de mi vaca. Sí, mi vaca. Bueno, mi vaca favorita.
Es una vaca ya vieja, pero muy tranquila y pacífica. Va y viene, se sienta unas horas, sale a comer algo o darse una vuelta. Es una vaca local, tiene su típica jiba india, un color pardo no muy oscuro y un tamaño considerable para ser una vaca india, ya que suelen ser medianas, y muchas, pequeñas. Lakhsmi, cuyo nombre verdadero es Shankari, se sienta delante en la calle por derecho de antiguedad, y ya no hay nadie que la saque de su espacio.
Yo la encuentro muy piary, muy cuty, muy mona, aunque no dice ni mu. Le doy siempre algo de comer, como los otros indios, me gusta tocarle la joroba, antes era muy supersticiosa y pensaba que me traería buena suerte. Las vacas comen forraje especial, y mucho grano, a falta de hierba, en Benarés.
Ahora ya menos, me gusta acariciarla y decirle, qué tal Lakhsmi, ¿cómo va el día? Ella se lame y se lame, porqué eso sí, ha nacido más limpia que nadie.
Cuando veo otros turistas que se la miran y le hacen fotos, sé que no me equivoco, Lakhsmi tiene algo especial. No todas las vacas son interesantes; son un poco como las personas, aburridas, con mala leche, más bonitas, más feas, más o menos dulces, etc. Lakhsmi es una vaca india, así que es muy mirona. Se pasa bastantes horas al día sentada, mirando. Cuando los búfalos y vacas mueren, no se les incinera, sinó que se les echa al río.
Los hindús las consideran a todas sagradas, y aunque la mayoría se persigna tocándolas y las respeta, hay mucho bruto y bestia que las golpea y maltrata.
Las vacas son muy listas, no como sus parientes, los búfalos, que siempre van acompañados, ya que son torpes y asustadizos. De los búfalos también se extrae una leche muy apreciada, más grasa, de más calidad.
Conocen el camino de vuelta y pueden andar solas todo el día. Viven a veces con sus dueños, o pertenecen a vaquerías. Por motivos de producción hay vacas suizas, como la negra y blanca de la foto, ya que son más grandes y producen más litros de leche diario. El ghee es mantequilla solidificada. La mantequilla india.



En Benarés hay una gran tradición lechera, se hacen muchos dulces de leche, así como queso fresco, llamado paneer.
Es la ciudad de Shiva, y los toros, además de funciones prácticas de sementales, simbolizan a Shiva. En Puri, Orissa, también encontramos muchos toros por la ciudad. Tanto toros como vacas son pacíficos y han crecido rodeados de gente.
Los musulmanes comen carne de búfalo pero no de vaca, ya que está prohibido su consumo de carne. En ciertas zonas musulmanes se sabe de mataderos clandestinos. La carne que os digan que es de ternera será probablemente de búfalo, en Goa servían varios bistecs de este tipo. En Nepal también se consume mucho esta carne. La vaca es un símbolo hindú, en las zonas o guettos musulmanes no se pasean ya que no las crían. Suelen tener cabras o búfalos.
Los hindús llaman a los occidentales en tono de guasa¨comedores de vaca¨, el mayor de los pecados. Si supiérais cuánto asco le tienen a la carne ciertos grupos vegetarianos puros. Incluso a los huevos. En ciertos hogares en que hay no vegetarianos, hay dos cocinas y cubertería, menaje diferente para segun qué cocina. En ciertas bodas, hay dos barras, una de carnes y otra de vegetarianos.
En India es tan fácil ser vegetariano, no como en el resto de países, donde no sabes ya qué es lo que te estan poniendo en el plato. Con tanto aditivo y conservante y E114, y mantecas de cerdo en la bollería, etc, cómo ser vegetariano estricto en un mundo tan diferente es un dilema para muchos indios con conciencia religiosa que viven fuera de su cultura.
En ciertas ciudades está prohibida la circulación de vacas a ciertas horas, y hay grúas de vacas, muy simpáticas. Se llevan a las vacas en un camión, y luego el dueño tiene que venir a reclamar su vaca y pagar la multa. En serio.
En Benarés y en Delhi, en Pahar Ganj no pueden estar de día. En Calcutta las han prohibido por el tráfico infernal que generan. Será difícil eliminarlas del panorama...

domingo, 23 de julio de 2006

Ratas sagradas y demás animalicos



En Bikaner, Rajasthan, hay un famoso templo de ratas sagradas.
Yo no he estado pero por lo que me habéis ido comentando creo que cuando vuelva por Rajasthan no le daré ninguna visita. Me cuentan que son ratas blancas grandes como gatos, que alimentan con leche y todos los cuidados, ya que son sagradas. Se acercan a grandes potes a rebosar de leche.

Las ratas en la cultura hindú ya sabéis que son de cierta manera sagradas, entre comillas, ya que son el animal amigo, que introduce, pasea, conduce, y en última instancia simboliza a Ganesha, el dios elefante de la buena suerte y el buen augurio. Siempre aparecen juntos en los grabados de este dios, así como Lakhsmi, la madre de Ganesha aparece junto a un buho, Saraswati, la diosa del conocimiento y la música aparece a caballo de una oca, etc.
Y en el tema práctico de viajar y ver ratas, no creo que India tenga la exclusiva, , en todos los países hay ratas y ratones. Depende donde te alojes, etc etc.

Hablando de animales, me quedo con animales más curiosos, típicos de India, como los chipkalis o lagartos locales, de un color entre verde y amarillo.
Los veréis por casi todas las paredes de vuestros hoteles; son inofensivos.

O las vacas sagradas indias, no es que todas me gusten pero tengo mi favorita, Lakhsmi.



Los indios son muy guasones, aquí os paso un chiste de lagartos indio muy inocente.

Estan tres lagartos colgados de un techo y uno de ellos cuenta un chiste, ¿a qué no sabéis por qué dos de ellos se caen tras contarlo? ...
Por qué empezaron a aplaudir...


Un poema atribuído a Pablo Neruda


Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo. Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar.

Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente quien hace de la televisión su gurú. Muere lentamente quien evita una pasión, quien prefiere el negro sobre el blanco y los puntos sobre las ¨ies¨a un remolino de emociones, justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente quien pasa los días quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante. Muere lentamente quien abandona un proyecto antes de iniciarlo, no pregunta un asunto que desconoce o no responde cuando le indagan sobre algo que sabe.

jueves, 6 de julio de 2006

Números, supersticiones y tópicos indios

Una de las cosas que me encanta del idioma hindi es el tener palabras concretas que denominan conceptos que no existen en mi idioma. Por ejemplo, el término derh significa uno y medio. Y dhai, dos y medio.

Son muy prácticos para las horas, el dinero y demás.

Otro término que en castellano no tenemos es el de lakh, y crore (se pronuncia caror). Denomina a los cientos de miles y a las decenas de millones. 1 lakh son 100.000 unidades, y un crore, 10.000.000 . Las poblaciones se miden aquí por crores, no millones. El dinero también se mide en relación a estas dos cantidades. Cuesta acostumbrarse al principio.

Hay supersticiones muy divertidas con el respecto al dinero, en la cultura hindú. Por ejemplo, la de no pagar los jueves. Eso trae a veces conflictos con los proveedores. Sirve de buena excusa, vaya.
O donar cantidades acabadas en 1, que dicen trae buena suerte. Por ejemplo, 21, 51, 101, etc.

El número 3 tiene muy mala fama. No se pueden dar 3 besos, ni dar 3 piezas de comida, ni nada que sea un 3. Hay que añadir un beso o una pieza más.

Cada día pertenece a un dios diferente. Los miércoles son de Ganesha, el dios de la buena suerte e intercesor de su padre, Shiva, Shankar, que celebra su día los lunes.
Los martes son de Lakhsmi, los jueves del dios principal Brahma, los viernes de Durga, la diosa de la feminidad, los sábados, del dios Shani, y los domingos, aquí en Benarés, porqué las deidades indias compiten en número con el santoral cristiano, del dios Ghaunat, dios perro.

Los indios tienen una fijación muy peculiar con Suiza. El país verde es motivo de concursos de viajes, escenario de sus películas, hasta donde se desplazan para rodar. También el Reino Unido, donde por supuesto el 1.300.000 de habitantes de origen indio que viven allí hace de poderoso imán. Pero Suiza es sin duda el país que más les atrae. En los posters a la venta veréis el motivo recurrente de casas y mansiones con bellos jardines y prados idílicos. Los ambientes bucólicos son su sueño y paraíso, en un país donde la nieve está reservada a los Himalayas y demás montañas altas. También importan vacas suizas, en Benarés se pueden ver varias, por motivos de producción lechera.
La película Titanic es una de las favoritas de los indios. La pasan cada dos por tres por televisión, en días románticos como el festival del Teej, o por cualquier otra razón. Ha calado hondo, creo que es por la historia de rebeldía de los dos enamorados, de clases sociales distintas, con la que se deben identificar tanto los indios, acostumbrados a matrimonios arreglados.

El nafaní, así como el limón y la guindilla verdes colgados de todas las tiendas, obedecen a razones supersticiosas, también. El nafaní es una hoja de cactus, que a su decir se seca cuando atrae la celosía de alguna persona. Se cambian cada mes. El limón ahuyenta los malos espíritus. :-)




Los hindús tienen la costumbre de mantener fotos de seres queridos fallecidos en casa, en las tiendas. Los adornan con una guirnalda de flores y les hacen puja o oración a menudo. Esa costumbre no la he podido asimilar. No soy tan fuerte como ellos. El recuerdo lo llevo en el corazón.